Conoce mi blog

.- ¿No conoces este blog? Existen muchas cositas que te pueden interesar, para conocerlo y saber como se navega pincha "AQUI" y lee el artículo que lo explica

.-Para ir a la página inicial, pincha "AQUI"


........Y debajo de la última entrada, salvo que se hayan terminado, existen entradas mas antigüas

domingo, 23 de julio de 2017

Cadix (Cadiz) - Province de Cadix - Andalousie - Espagne

Los niños de Ortuella, y Charlatanes de Feria

Por una causa que no viene al caso me he acordado de aquella catástrofe, el ver Ortuella en el nombre de un nuevo amigo de Facebook, me ha trasladado a ese 1980 cuando yo acababa de cumplir 13 años y me impactó tremendamente las noticias que veíamos en el Telediario sobre un derrumbe de un colegio con todos sus alumnos en plenas clases, que acabó con la muerte de 49 niños y  tres adultos.


Mi memoria solo alcanza a todos en mi casa expectante a tanta tragedia, veíamos los escombros, percibíamos el horror y se nos contagiaba la tristeza.

Los motivos fueron claros un edificio provenido de una época franquista, realizado con unos materiales inadecuados y que ya estaban en proceso de cambiarse los materiales de todos los edificios públicos que lo poseyeran, pero no le dio tiempo, una tubería en mal estado, un nula o escasa prevención de riesgos y un soplete produjo la deflagración, dejando huérfano a todo el pueblo.

He de suponer que las administraciones se volcarían con la localidad para intentar que todo volviera a la normalidad en la ciudadanía, y estos recibirían toda muestra de solidaridad, toda muestra de cariño, no ya por parte de los propios vascos, si no por todos los ciudadanos más allá de sus fronteras

Cádiz la mayoría de sus muestras de cariño las realiza cantando, supongo que el que canta su mal espanta, y habrían supongo que letras alusivas a ese pueblo, pero la que muchos nos aprendimos fue la que el maestro Antonio Martin escribió para su comparsa tercer premio del carnaval 1981, -Charlatanes de Feria- y que decía




Paseando por un parque
donde concurre la infancia
contemplé a un triste chiquillo
apartado del corrillo
aonde los demás jugaban

Y pensando en consolarle
me acerqué con confianza
lo tomé sobre mis brazos
y entre pequeños abrazos
le animé a que me charlara

El me miró indiferente
como pensando en su mente
que yo nada arreglaría

Luego con su voz confusa
me abordó con mil preguntas
y que preguntas me hacia

Dígame buen señor
si es verdad que arriba
tenemos un Dios

Buen señor dígame
y su fuera cierto
conteste después

Cree  usted que dejaría
que bajaran algún día
mis compañeros de escuela.
Con sus libros y sus cuadernos
como yo le he visto en sueños
y así empezar

Bajarán Dios bien lo sabe
bajarán por esas calles
que tu has soñado de estrellas.
Vete tranquilo pequeño
que tu sueño
se hará real

Y aquel chiquillo brincando
volvió de nuevo a su juego
y mirando al cielo
yo me fui llorando


Salud y Libertad

domingo, 16 de julio de 2017

Alba, la piba del bombo

Si tu supieras Alba a donde has estado, te darías cuenta que no has estado en un lugar mas de los muchos de Cadi, Puerto Chico, ese lugar que nadie le ha escrito una letrilla de carnaval, mas allá de unas alegrías que decían “Van a poner en Puerto Chico una fuente luminosa, y en el barrio del Balón se alumbran con polvorosa… ay con el caray….”, Si Puerto Chico ese lugar a donde comenzaban o terminaban  esos carruseles de coros en el Mercado central, mercado adonde alguna vez te fotografiaste con tus amigas entre tapa y caña. Porque ser de Puerto Chico no era nacer en esa calle ser de Puerto Chico era un sentimiento que englobaba a unos niños venidos de la zona.

Puerto Chico era la Calle san Juan, calle nocturna y bares de alterne, la calle Desamparados donde se solía ver a Catalino, a Caracol, a Perico, a Juanelo… un sinfín de carnavaleros de los buenos, pues ahí estaba “El parlamento del carnaval” que era toda una universidad. Por esa zona veíamos a Don Enrique Villegas conduciendo una furgoneta repartiendo los picos (colines) con Antonio el Alemania, y ahora pasa casi diariamente el Alcalde en el ir y venir del Ayuntamiento; Garaicoechéa con un arco que se quedo empotrao Tatchenco y el epicentro, Puerto Chico, donde estaban las fruteras que abastecían de frutas y verduras a la plaza y otras fruterías de Cádiz.

De Puerto Chico eran los niños que igual estaban bañándose en los bloques del Campo del Sur, en el Puente Canal o en la Punta de San Felipe, la arena llegó por imperativo del pandilleo con las pibitas

Los de Puerto Chico éramos muy malos cantando, aunque algunos pisamos las tablas y otros siguen en el empeño con el Andy, pero nos sabíamos todos los pasodobles de nuestros entonces, hemos estado en finales y hasta algunos nos colábamos por la ventana del Teatro Falla.

Tu ya eres de Cádiz y como ya te dije, porque has caído de pie, pero escucha esto, donde estuviste, esos balcones, esa casa… era donde vivía Pepón de Cai, Jose Helmo, no se si lo sabías, gran chirigotero que salió con .....Aguillo, El Chimenea, Fletilla..., hasta con el Noly, una eminencia carnavalera, y te habrás impregnado espiritualmente de esas paredes, así como sus hijos en chirigotas muy buenas como Los Miembros del Jurado o Atila Rey de los nervios entre otras, ya eres de Cádi y por unos días has sido nuestra vecina mas selecta

Total Alba tenemos que vernos otra vez pero con mas tiempo para aprender de ti y de tu chirigota.

Eres una fenómena.


Salud y libertad


viernes, 14 de julio de 2017

La Playita en Zahara de la Sierra

Comparsa Clásicos de la Música Pas. ¡Basta ya!

Pasodoble de la Comparsa de Joaquín Quiñones y Pepito Martínez a uno de esos tantos atentados terroristas, en este caso andaluces, pero que la misma “suerte” padecieron sin piedad gentes de otras comunidades

Gentes sin filiación política, gentes sin banderas, sin género, sin raza, religión… obreros de la paz, gentes con una diana en la frente, pero  ahora sin nombre y apellidos que les recuerden mas allá de sus propias familias, de sus propios amigos…. Gentes que dejaron huérfanos a hijos, a padres sin hijos, a hermanos sin hermanos, o a amigos sin amigo, gentes que han pasado a engrosar la lista del olvido

En fin, solo gentes.


Salud y Libertad